Patologías Digestivas

My Nutritionist: Patologías Digestivas 

ESTREÑIMIENTO CRÓNICO: Quizás sea el trastorno digestivo que más mitos recoge por lo que hace a su tratamiento. Todxs hemos estado estreñidos alguna vez y todxs hemos oído mil y un remedios para combatirlo, algunos realmente estrambóticos. Puede darse por numerosas causas y a veces nunca se llega a saber el por qué. Es importante que un especialista valore el caso (para determinar si es necesario tratamiento farmacológico) y nosotras ya nos encargaremos del abordaje dietético y de las correcciones de hábitos del/a paciente.

SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE (SII): Se trata de un trastorno funcional digestivo cada vez más prevalente, que se diagnostica por descarte. Para determinar que hay SII debe manifestarse: Dolor abdominal y cambios en los hábitos intestinales (episodios de diarrea-estreñimiento, aumento o disminución del número de deposiciones, etc.). A través de la alimentación y reajustando algunos hábitos diarios, la sintomatología puede mejorar de forma considerable.  

SOBRECRECIMIENTO BACTERIANO (SIBO): Hay un SIBO cuando las bacterias típicas del colon invaden el intestino delgado, proliferan en exceso y provocan síntomas gastrointestinales tales como hinchazón, dolor abdominal, flatulencia, cambios en las heces, etc. Para diagnosticar un SIBO se realiza el test de aliento con glucosa o lactulosa. Según el gas expirado, el digestólogo hará un diagnóstico y decidirá si es necesario recurrir a fármacos. Desde nuestro campo y como en todas las patologías digestivas, utilizaremos herramientas dietéticas para mejorar la sintomatología y el pronóstico del/a paciente.


COLITIS ULCEROSA: Representan junto con la Enfermedad de Crohn, las entidades principales de las EII (Enfermedades Inflamatorias Intestinales). Se trata de un trastorno autoinmune que afecta al tracto gastrointestinal y cuya sintomatología aparecerá y desaparecerá de forma crónica a lo largo de la vida. A diferencia de Crohn solo afecta al intestino grueso, el tipo de lesiones que produce en la mucosa intestinal es diferente, la sintomatología y las posibles complicaciones también son características…aun así, el abordaje dietético en ambos casos es parecido e igual de esencial. Los/as pacientes mejoran su pronóstico considerablemente si se convierten en expertos del manejo dietético cuando aparecen síntomas. Nuestra tarea es ayudarle a convertirse en experto de su dieta.

 
ENFERMEDAD DE CRONH: Cómo ya hemos mencionado anteriormente, se trata de una EII (al igual que la colitis ulcerosa). Una de sus diferencias es que en el caso de Cronh puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano. El tipo de lesiones que produce son un poco más profundas y la sintomatología un poco más grave, ya que incluye fiebre, diarrea y dolor abdominal. Que el paciente conozca qué debe hacer a nivel dietético cuando los síntomas son agudos es primordial y le ayudará a sobrellevar la patología de forma menos traumática y con menos farmacología.
 
GASTRITIS: Hay gastritis cuando se inflama el revestimiento del estómago. Esta inflamación causa, en las personas que lo padecen, dolor en la parte superior del estómago y a veces náuseas y vómitos. Las causas de una gastritis pueden ser múltiples, desde una infección por Helicobacter Pylori, a la toma de ciertos fármacos (aspirina, naproxeno, ibuprofeno…), estrés, consumo de alcohol, etc. Evaluar los hábitos dietéticos del/a paciente y educarlx para que mejoren, provocará una mejora de su pronóstico inmediato y a largo plazo.
 
REFLUJO GASTROESOFÁGICO: Este trastorno aparece cuando la válvula que separa el estómago del esófago no funciona correctamente y cierto contenido gástrico pasa al esófago dando lugar a síntomas tan molestos como la acidez, ardor, dolor de pecho…incluso si el reflujo pasa a partes superiores puede dar afonía, tos irritativa y dificultad respiratoria. Haciendo una valoración de las ingestas y de los hábitos dietéticos del/a paciente, podemos corregir aquellos que favorecen la aparición de dichos síntomas y así mejorar o evitar este problema.


DISFAGIA: La disfagia es cuando existe una incapacidad de deglutir alimentos sólidos, líquidos o mixtos. La causa puede ser motora, cuando el cerebro no manda las órdenes correctas a los músculos implicados en la deglución o mecánica-obstructiva, cuando el problema está en la cavidad orofaríngea o  en el esófago (por ejemplo una obstrucción por un tumor). Existen algunas medidas específicas en cuanto a hábitos diarios para evitar complicaciones, así como medidas nutricionales a tener en cuenta.

¿HABLAMOS?